LEYENDO

Sales de baño relajantes. DIY

Sales de baño relajantes. DIY

¿A quién no le gusta un baño caliente con sales para relajarse y aliviar el estrés? Hoy os enseño cómo podéis hacer vuestras propias sales de baño para que os resulten efectivas y más económicas que las comerciales. Además, ahora que se acerca la Navidad tomar nota, porque esto puede ser un estupendo regalo. Para empezar necesitamos los siguientes ingredientes:
Foto: Organicus
Os explico un poco los beneficios de cada uno:
*Sales Epsom: científicamente conocidas como sulfato de magnesio, estas sales son perfectas para relajar la musculatura debido a su alto contenido en magnesio. Asimismo, también ejercen cierto efecto sedante y regulador del sistema nervioso, por lo que la relajación será máxima.
*Sales del Mar Muerto: estas sales, procedentes como su propio nombre indica del Mar Muerto, tienen reconocidos efectos relajantes, calmantes, antialérgicos y estimulantes de la circulación sanguínea, dado su rico contenido en compuestos minerales (cloro, bromuro, óxido de magnesio, etc.). Su uso está recomendado para afecciones como la artritis reumatoide, la psoriasis, el acné o incluso para reacciones alérgicas.
*Sal de mar gruesa: como la sal del Mar Muerto es un poco más cara, podemos completar la receta añadiendo sal marina (si no queréis comprar sal del Mar Muerto, podéis utilizar esta directamente). A diferencia de la sal refinada, la sal de mar gruesa es más rica en minerales por lo que os aportará mayores beneficios. Además,  como las sales aumentarán tú flotación en el agua te sentirás más ligero y relajado.
*Bicarbonato sódico: este compuesto te ayudará a limpiar el exceso de grasa de tu piel y a absorber el mal olor. Como veis, unos cuantos usos más de las miles de aplicaciones del bicarbonato de sodio…
*Flores secas (opcional): en este caso he optado por pétalos de rosa, pero también podéis añadir lavanda o caléndula, esto va al gusto.
*Aceite esencial (opcional): los que me seguís sabéis que no soy muy amante de las fragancias (mirar aquí), pero si no os podéis resistir podéis añadir unas gota de la que más os guste para ayudaros a relajar. En este caso, personalmente optaría por el aceite esencial de rosas o de lavanda. Sobre todo, comprobar siempre la información y advertencias relativas a cada aceite esencial antes de utilizarlos.
Instrucciones:
En un recipiente bien seco verter 175 gramos de sales del Mar Muerto, 175 gramos de sales Epsom, 150 gramos de sal marina y 60 gramos de bicarbonato sódico. Mezclar y añadir 3 gotas de aceite esencial (opcional) y decorar con flores secas (opcional). Las cantidades de la receta las podéis escalar según la cantidad que queráis preparar.
Una vez preparadas, si les habéis puesto aceites esenciales dejarlas reposar un día para que se “empapen” bien con el aroma. Os recomiendo que las guardéis en un recipiente de cristal o de metal con tapa, porque el plástico o madera pueden absorber los aceites esenciales. ¡Acordaros siempre de rotular los ingredientes en el recipiente! Si las conserváis bien tapadas pueden aguantar hasta 24 meses.
Foto: Organicus
¡Feliz relax!
P.S. No utilizar las sales si tenéis alguna herida abierta en la piel porque os arderá. Prestar también especial atención si tenéis problemas con el riñón o corazón; en tal caso consultar con un especialista antes de utilizarlas.

ENTRADAS RELACIONADAS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

INSTAGRAM